“NÃO VAI TER COPA!”

foto 5 (7)

Flamengo, Rio de Janeiro

“NÃO VAI TER COPA!”

En tiempos de Mundial de Fútbol, Olimpiadas y otras “excusas” para la intervención en la ciudad

Manuel Ansaldo[1]

Lina Magalhaes[2]

 

“Não vai ter Copa!” fue el grito que resonaba en las calles de Rio de Janeiro, una de las ciudades sede del mundial de Futbol 2014.

“FIFA Go Home”; “Minha Copa é na Rua[1]”; “Copa para quem?[2]” también fueron otros gritos que irrumpieron en la ciudad y se materializaron en otras formas de manifestación como grafitis, stencils y rayados más espontáneos que surgieron al calor de la indignación popular. Es en la ciudad donde se configuran las resistencias y luchas urbanas. Es objeto y lugar de enfrentamiento, y los stencils las marcas que deja la lucha popular en el territorio.

A final, si, hubo Copa. Alemania fue campeón y Brasil vivió uno de los eventos más  vergonzosos de su historia futbolística. También hubo represión a los movimientos sociales y a los comerciantes autónomos, control e higienización de las favelas, de las calles, y otros lugares de encuentros populares. Sin embargo, creemos que no hubo Mundial de Fútbol tal como se idealiza a este evento deportivo. No hubo lo “mágico” que la gente esperaba ni tampoco un pueblo entero levantando una copa de campeón. Tampoco fuimos testigos de la integración de la gente por el deporte, la alegría de celebrar por tu equipo, la convivencia armoniosa entre razas, clases sociales y otras diferencias, como muy bien le gusta enfatizar a la FIFA. No fue una oportunidad de ampliación de las inversiones en la ciudad y de resolver problemáticas antiguas como movilidad urbana y medios de transporte, vivienda, abandono del espacio público y otras desigualdades. Finalmente, no fue un evento para la gente.

La siguiente es una muestra de fotos tomadas durante los meses que se llevó a cabo el mundial de fútbol, específicamente en Río de Janeiro. Con una cámara en las manos, fuimos recorriendo la ciudad detrás de las huellas de resistencia que se dan cuando este tipo de conflicto se desarrolla en el espacio urbano. El país del futbol también grita “Não vai ter Copa!”

IMG_1050

Centro de la Ciudad, Rio de Janeiro

El stencil como arte y técnica de impresión se remonta a épocas prehistóricas, siendo los registros más significativos los encontrados en pinturas rupestres en la Patagonia Argentina (Indij, 2004: 6).

IMG_1211

 Largo do Machado, Rio de Janeiro

Sin embargo, los materiales naturales fueron dando lugar a otros materiales más elaborados, y así surgieron las plantillas del papel  (China,  105. d.C.) y de la tela (Japón).

IMG_1244

Catete, Rio de Janeiro

IMG_1376

“No va haber Copa. Huelga General” – Centro, Rio de Janeiro

foda-se a copa

“Que se joda la copa” – Costanera de Barra da Tijuca

 

El proceso de impresión es a través de la aplicación de tinta sobre los espacios determinados por plantillas de diversos materiales y formas, lo que permite la representación de un dibujo específico.

IMG_1592

“Las ideas volverán a ser peligrosas” – Santa Tereza, Rio de Janeiro

20140721_154358 (2)

“Con cuantas Copas se hace una rebelión?” – Central do Brasil, Rio de Janeiro (Principal articulación de buses y trenes de la ciudad. Lugar de grandes flujos de personas)

foto 2 (12)

Flamengo, Rio de Janeiro

20140804_190236 (2)

Jardim Botânico, Rio de Janeiro

Este panel, ubicado en uno de los barrios nobles de la ciudad, representa la muerte de jóvenes, hombres y mujeres, casi todos negros, en manos de la policía durante el mundial. La mayoría de las muertes ocurrieron en los espacios de favelas. El número de la camiseta se expresa en negativo, cuantificando el número de muertes en cada caso.

La Revolución Industrial provocó un boom en el uso del stencil, posicionándolo como un sistema básico de impresión (Indij, 2004: 6).

 

IMG_1587

Flamengo, Rio de Janeiro.

Odebrecht es una de las empresas constructoras más grandes de Brasil y la principal ganadora de las licitaciones de construcción del mundial. El stencil vincula la empresa al proceso de “remociones” de viviendas populares en la ciudad bajo la realización del evento.

A pesar de ser inciertos los inicios de su aplicación como grafiti o intervención urbana, existen hipótesis que plantean que su uso político comenzó a mediados del siglo XX en Latinoamérica (Indij, 2004: 6).

IMG_1714

Copacabana, Rio de Janeiro.

Uno de los principales gritos de manifestación anti-mundial, “Copa pra Quem?” cuestiona quienes son los verdaderos beneficiados del evento deportivo.

En los años 70’, la tecnica del stencil fue utilizada en diversas revueltas populares, como en México y en el País Vasco (Indij, 2004: 6).

image (6)

Cosme Velho, Rio de Janeiro.

El mural revive el momento en que Joseph Blatters designaba a Brasil como sede de la copa del mundo. En este momento el fútbol se convierte en el “arte de hacer dinero”.

image 7

Laranjeiras, Rio de Janeiro.

“La calle es tuya”. Llamado a la población a salir a la calle.

Hoy en día el uso del stencil está asociado a lo que se llama de Stencil Art, una intervención urbana en las calles y por las calles, expresando los deseos, demandas, luchas y cualquier otro sentimiento y emoción de los que habitan la ciudad. Es una forma efectiva, barata –y porque no colectiva– de resistencia. Es una forma de grito, de hacer hablar la ciudad. Y eso es lo que se siente como caminante: que la ciudad habla, respira, está viva.

golpe

“50 años del Golpe (Militar) y aún existe tortura en las favelas” – Centro, Rio de Janeiro

Turismo sexual

“Copa del Capital tiene turismo sexual.  Marcha Mundial de las Mujeres” – Copacabana, Rio de Janeiro

IMG_0391

Morro da Providência, primera favela de Brasil

El dibujo es una critica al principal programa de vivienda popular, “Minha Casa, Minha Vida” del gobierno, asociado a los intereses de las constructoras y al desalojo de población pobre en áreas de interés del capital. La “reubicación” de los moradores se intensificó en los meses antes del mundial, a fin de “liberar” ciertas áreas, bajo la justificativa de la necesidad de realización de obras para el evento.

despeja

“Desaloja pobres” – Flamengo, Rio de Janeiro

Este rayado hace mención a un evento de desalojo de una ocupación popular en un edificio antiguo y abandonado de la compañía telefónica “Oi”, en los meses anteriores al mundial.

mais amor

Laranjeiras, Rio de Janeiro

Con tanta violencia policial e institucional, con tanta represión, nace  en toda la ciudad el movimiento de “Más amor por favor”

Espacialización de las intervenciones urbanas

 

mapa 5

 

 

Notas

[1] « Mi Copa es en la calle »

[2] « Copa para quien ? »

[1] Sociólogo chileno, miembro del Grupo de Investigación-Acción Derecho a la Ciudad. Correo: manuansaldo@yahoo.cl

[2] Maestra en Estudios Urbanos por FLACSO-Ecuador. Investigadora del Instituto de la Ciudad de Quito, de FLACSO-Ecuador y docente en la Pontificia Universidad Católica del Ecuador. Miembro del Grupo de Investigación-Acción Derecho a la Ciudad. Correo: linamagalhaes7@gmail.com

Bibliografía

Indij. Guido (2004). Hasta la victoria, stencil! Buenos Aires: La Marca Editora

 

Convocatoria de artículos para el nº 6 de El Canelazo de la Ciudad: HÁBITAT III, UNA MIRADA CRÍTICA

HÁBITAT III, UNA MIRADA CRÍTICA

Plazo de envío: 30 de junio de 2016

Dirección de envío: derechoalaciudadflacso@gmail.com

La III conferencia de ONU-Hábitat se llevará a cabo el próximo mes de octubre en la ciudad de Quito. Con el propósito de definir la Nueva Agenda Urbana para los próximos 20 años, allí se reunirán representantes de gobiernos y sus asesores, académicos y demás sectores con intereses en las ciudades.

Como cualquier evento mundial que convoque a los tomadores mundiales de decisión sobre los asuntos del hábitat, la conferencia de Quito también viene despertando resistencias. Ya sea desde  la movilización o desde la organización y construcción programática de los movimientos sociales, esta coyuntura refresca conocidos debates sobre la necesidad de generar alternativas  posibles al sistema capitalista.

La discusión va desde aquellos que niegan por completo cualquier espacio promovido por organismos multilaterales, dado el rol desempeñado por éstos en la expansión del capitalismo desde la década de los sesenta, en especial con el auge y consolidación del sistema financiero; hasta quienes reconocen que estos escenarios ofrecen posibilidades para incluir apuestas programáticas de sectores sociales y populares en las futuras decisiones públicas. Cualquier sea el sentido de la discusión, se debe resaltar que la conferencia Habitat III es una buena excusa para fortalecer y recomponer la estrategia de los movimientos urbanos mundiales. El Canelazo de la Ciudad propone por ello, para su sexto número que será publicado entre agosto y septiembre, generar una reflexión crítica a varios niveles de Habitat III.

Por un lado, una mirada histórica a las dos reuniones anteriores (Hábitat I celebrada en Vancouver en 1976 y  Hábitat II celebrada en 1996 en Estambul), marcando el acento en  sus ideologías predominantes, alcances, consecuencias, fracasos e incumplimientos. Por otro lado, un análisis a las propuestas generadas para Hábitat III, tanto en el nivel de ONU-Hábitat como respecto a los “documentos país” elaborados por cada Estado, identificando de igual forma sus ideologías, metodologías, temáticas, omisiones, avances y retrocesos.

Un aspecto que se condensa en Hábitat III, pero que no estuvo tan presente en las dos ediciones anteriores, es la recomposición del capitalismo a nivel global tras la mayor crisis inmobiliaria por la que ha pasado el sistema. Queremos también observar las relaciones entre las propuestas de ONU-Hábitat y la crisis de excedentes de capital.

En otra escala situamos la incidencia que eventos de esta magnitud han generado sobre las ciudades anfitrionas, a través de toda una exacerbación de las luchas de clases, y toda una crítica a los megaeventos de las grandes agencias multilaterales. La sociedad civil organizada ha generado sucesivas movilizaciones sociales contra la ciudad construida desde arriba que se propone en los megaeventos y foros de ONU-Hábitat. Nuestra intención en este número es también poner la mirada sobre los movimientos sociales que están proponiendo otra forma de vivir y decidir en la ciudad, desde una perspectiva del derecho a la ciudad.

Por ello, realizamos la llamada a artículos a partir de estas sugerencias. Se recibirán todos los artículos que analicen Hábitat III desde una perspectiva crítica. Para este número de la revista se receptarán dos tipos de artículo:

Artículo de análisis: Podrá tener hasta 15 páginas incluida la bibliografía, en el que se reflexiones sobre cualquiera de las temáticas enunciadas desde una perspectiva analítica. Serán seleccionados 8 para la revista.

Artículo de coyuntura: Podrá tener hasta 5 páginas, con un formato de reportaje en el que se dé cuenta de procesos o aspectos más puntuales vinculados a Hábitat III. Serán seleccionados 4 para la revista.

Los artículos no publicados en la revista podrán ser distribuidos a través de la web y redes del grupo de Derecho a la Ciudad, si su autor/a lo considera.

Formato: 

  • Título claro y de hasta 10 palabras.
  • Nota al pie de página del nombre del autor/a, donde vaya su profesión e institución/colectivo al que pertenece actualmente.
  • Letra Times New Roman tamaño 12, espacio de interlineado 1.5 con sangría al iniciar cada párrafo.
  • Citas bibliográficas según normas APA
  • El artículo de análisis deberá contar un resumen máximo de 200 palabras donde se aclaren los objetivos, estructura y temática del texto, así como las palabras claves del mismo.

Más información: https://elcanelazodelaciudad.org/numeros-de-la-revista/numero-6-habitat-iii-una-mirada-critica/

David Harvey para El Canelazo de la Ciudad sobre Gentrificación y Habitat III

Por Mónica Salazar y Marc Martí

Próximamente en http://www.elcanelazodelaciudad.org

DSCN0100

David Harvey, reconocido geógrafo y teórico en el campo de Estudios Urbanos, es uno de los autores más citados, y sus numerosos artículos y libros han significado una gran influencia en el estudio de la geografía moderna. Es catedrático de Antropología y Geografía de la City University of New York (CUNY). Sus reflexiones sobre la importancia del espacio y el lugar han atraído una considerable atención en las ramas de ciencias humanas y sociales. Se lo considera defensor ferviente del derecho a la ciudad. En Ecuador ha sido director del Centro Nacional de Estrategias para el Desarrollo al Territorio (CENEDET) y actualmente es profesor honorario de la Universidad Central del Ecuador.  

El 26 de Enero de 2016, Marc Marti y Mónica Salazar, integrantes del Grupo de Investigación de Derecho a la Ciudad de la Flacso-Ecuador, realizaron una entrevista a David Harvey. Se discutieron temáticas respecto al Derecho a la Ciudad, los procesos de gentrificación y el Hábitat III (evento de las Naciones Unidas a realizarse en Quito en el mes de octubre). Éste es el resultado de aquel encuentro.

Últimamente ha sido discutido el papel del Estado en procesos de gentrificación. ¿Cuál es su opinión personal respecto al Estado como un agente de tales procesos de gentrificación? ¿Es posible para el Estado detener los procesos de gentrificación o solo puede acelerarlos?

El Estado tiene un gran interés en aumentar sus ingresos económicos, y valiéndose de la aplicación de impuestos como aquellos asignados a la propiedad y de otros instrumentos similares, el Estado, hablando en términos generales, tiene interés en incentivar el desarrollo, y mediante éste, el aumento del precio de la tierra y el valor de las propiedades. Tomando este escenario como punto de partida, se puede esperar que un Estado capitalista, apoye e incentive mejoras en el entorno urbano, ya sea a través de equipamiento o infraestructura pública, que estimulen procesos de gentrificación, o mediante subsidios directos direccionados a proyectos de renovación urbana que apunten a poblaciones con mayores recursos económicos. Tal situación sugiere que el tomar el poder dentro del Estado o Gobierno local es vital para entender la racionalidad de la gentrificación y hacerle frente, a pesar de que existen gobernantes de izquierda que apoyan ciertos procesos de gentrificación. Un Estado fuerte de izquierda, que trate de satisfacer las necesidades de su población, ideológicamente no se inclinaría por promover el desarrollo a través de los procesos antes mencionados. En conclusión, se vuelve una lucha política en torno a quién controla el gobierno local y sus iniciativas. Así, la toma de poder a nivel local puede ser un instrumento útil para hacerle frente a la gentrificación. En Estados Unidos, algunas ciudades principales que han elegido representantes de izquierda, han logrado controlar ciertas formas de gentrificación e inclusive han implementado instrumentos como el “salario digno” (living wage), buscando una mejor calidad de vida para sus ciudadanos. Los Ángeles y Seattle son algunas de estas ciudades. El tomar acciones como éstas son solo posibles cuando se tiene poder en el Estado.

Hablando de gobiernos locales, ¿cuál es su opinión acerca de ciertas experiencias recientes en las cuales los gobiernos locales han tomado el poder, como ha ocurrido en España; específicamente en Barcelona y Madrid?

No conozco los detalles de lo que ha pasado posterior a las elecciones. Existe gran controversia y discusión con respecto a que políticas se instaurarán y se fomentarán. Hay una relación tensa entre los nuevos gobernantes y otros partidos políticos. La interrogante se mantiene acerca de cómo éstos movimientos y plataformas sociales lograrán gestionarse y en qué grado serán solidarios entre sí, o si ejecutarán diferentes agendas y estrategias políticas guiados por sus propios intereses.

Ahora, este tipo de procesos políticos que mantienen una participación ciudadana importante y en los cuales los argumentos y demandas ciudadanas son abordados, es imprescindible hacerlos escalar. Las alianzas de movimientos urbanos que cruzan el espacio físico europeo pueden, por ejemplo, ejercer un poder político importante dentro de los escenarios ya existentes donde la competencia interurbana es aplicada hoy en día por políticas neoliberales.

Entrando ya en términos académicos, la “Gentrificación” ha sido criticada principalmente por no considerar el peso de la historia acumulada detrás de ella. A partir de dicho argumento, ciertos autores han preferido utilizar otros conceptos tales como el colonialismo urbano. ¿Cuál es su opinión acerca de esta división? ¿Es la gentrificación siempre un tipo de colonialismo urbano? ¿Podríamos hablar de ambos conceptos de manera indistinta?

La Historia juega un rol importante en cualquier parte del mundo. No es casualidad que el concepto de gentrificación tuviera sus origines en Gran Bretaña. Fue definido por primera vez en 1964 por Ruth Glass, quien describió el proceso por el cual la “alta burguesía urbana” de Gran Bretaña (también llamados urban gentry) transformaba barrios pertenecientes a la clase trabajadora. Con el tiempo, se comprendió que dicho concepto tenía implicaciones mucho más profundas y preocupantes. El concepto de gentrificación, en términos generales, puede ser definido como el poder de cualquier grupo con recursos superiores que logra expulsar y destruir comunidades locales de un determinado lugar. Si se lo llama gentrificación, colonialismo o colonialismo urbano, da igual; la importancia radica en el conocimiento y la comprensión de la problemática detrás del concepto. Realmente importa poco cómo se lo llame, siempre y cuando la preocupación se mantenga por los temas centrales a tratar como lo son la vivienda asequible y la calidad de vida de poblaciones que han sido marginadas y empobrecidas a lo largo del tiempo.

Y en cuanto a América Latina, ¿existen particularidades o características que podrían definir este concepto en dicho territorio?

Para entender el alcance de un concepto como la gentrificación en relación a un lugar físico, es imprescindible primero comprender la variedad de factores que juegan un papel importante en dicha problemática. ¿Es el capital extranjero o el capital local los que fomentan los procesos de gentrificación? ¿Existen grupos de la población local que trabajan activamente para generar gentrificación y así obtener ganancias financieras mediante el aumento del precio de la tierra y de la propiedad? ¿Qué postura tiene el Estado frente a los varios procesos de gentrificación? Las respuestas a éstas y muchas otras interrogantes varían entre lugares y países, dictando las particularidades de los procesos de gentrificación en cada territorio. Por consiguiente, la estrategia de resistencia siempre será específica al lugar del hecho.

Un tema regular cuando se habla de gentrificación es la vivienda asequible. El problema radica en encontrar una vivienda asequible para la población que actualmente tiene un acceso limitado a la vivienda y a una calidad de vida digna. Al enfatizar el rol del Estado en torno a su responsabilidad de tener políticas públicas en relación a la vivienda asequible, se podría también incentivar arreglos arancelarios u otro tipo de políticas que sean antagonistas a la actividad especulativa del mercado en las ciudades, logrando así contener los procesos de gentrificación. Se puede también recurrir a maneras alternativas de ocupación de suelo, para que éstas estén fuera del mercado. En los Estados Unidos existen fideicomisos de tierras comunitarias (community land trusts) que son formas legales de ocupación territorial. En Uruguay existe un sistema de provisión de viviendas populares, en el cual un grupo de habitantes se reúne y construye sus propias viviendas por ayuda mutua ya sea invirtiendo dinero en ellas o usando su trabajo como forma de pago. Al final todos los habitantes logran conseguir viviendas a precios asequibles. En todo caso, la idea no es solamente conseguir la vivienda asequible, sino mantenerla asequible al poner dichas viviendas fuera del mercado y lejos de la especulación. Cuanto más se pueda hacer eso, más fácil será contener y prevenir la gentrificación.

En lo personal, me gustaría ver grupos de derecho a la ciudad y otros académicos, investigando posibilidades y soluciones, y no solamente como grupos de apoyo a movimientos que han luchado contra los procesos de gentrificación. Los movimientos de resistencia no son suficientes, se necesitan proposiciones viables y dinámicas. La academia ha volcado todos sus esfuerzos a la documentación de la gentrificación y se ha centrado demasiado en las batallas perdidas. Todos esos esfuerzos podrían dirigirse a explorar alternativas de lucha, las mismas que puedan hacer frente a la gentrificación.

Teniendo en cuenta que Quito será pronto la ciudad anfitriona del Hábitat III, ¿cuál sería en su opinión, los retos con respecto a una agenda que sitúa el derecho a la ciudad en el centro de la discusión?

Revisando los documentos de posición respecto al Hábitat III, puede uno ver la posición neoliberal de dicho evento. En términos generales, el Hábitat III es simplemente un encuentro. Algo de acción se podrá evidenciar en Quito, y lo ideal sería colaborar con diferentes grupos y asegurarse que dichos encuentros los involucren a todos. Mi opinión personal es que estamos concentrando nuestros esfuerzos y recursos hacia la construcción de ciudades para invertir en lugar de ciudades para vivir. La satisfacción humana se mide ahora en dinero. Discusiones en torno a la vivienda asequible y a la ausencia de políticas públicas decentes que luchen por ella, a los diferentes derechos de propiedad a parte de la propiedad privada y la identificación de modelos alternativos para el desarrollo, deberían ser algunos de los temas a tratar en el Hábitat III. No se puede seguir validando el modelo neoliberal actual de desarrollo, donde las urbanizaciones privadas son el objetivo ideal, destruyendo a su paso el espacio público y la calidad de vida urbana. Sin ir muy lejos, uno puede mirar a Guayaquil y ver cómo las urbanizaciones privadas se han apropiado del espacio público, causando a su paso segregación y degradación del entorno urbano.

No sé qué pasará en relación al Hábitat III, pero estaremos atentos a los eventos, a la participación de los diferentes actores y a la discusión del derecho a la ciudad en relación al mismo. De cierta manera, este es el verdadero reto del Hábitat III, la apropiación del concepto de derecho a la ciudad y sus alcances. Muchos grupos podrían cooptar el concepto y apropiarse del mismo, alegando su derecho a desarrollar la ciudad de una manera en la cual se vean beneficiados. El concepto de derecho a la ciudad es en cierta manera es vacío, y depende de quien lo llene de significado para que el concepto cobre su importancia. En ese sentido, los ricos en Manhattan también tienen derecho a la ciudad, y su derecho radica, en términos generales, a vivir exclusivamente con ciudadanos de su misma clase social. Otros grupos querrán vivir en urbanizaciones privadas, alegando que es su derecho vivir en un entorno seguro. Temáticas como éstas deberían discutirse en el Hábitat III, teniendo en cuenta todos los sectores de la ciudad, desde aquellos privilegiados, hasta los que han sido marginados y empobrecidos a costa del modelo actual de desarrollo. En ese sentido, habrá que luchar por el contenido del derecho a la ciudad, un contenido que permita pensar en un mejor futuro para nuestras ciudades y todos sus habitantes.

Gentrificación en el Parque Central de Cumbayá 1924-2015 (Artículo)

cumbayorkFuente: revistalideres.ec

Seerlay Yadira Pérez[1] y Daniela Zumarraga[2]

El presente ensayo tiene como objetivo tener un indicio de la herramienta que ha creado el mercado para mantener su estrategia de acumulación de capital, con la implantación de dispositivos globales de lujo en la zona del Parque de Cumbayá ubicado en los valles orientales de la ciudad de Quito; que han provocado el desplazamiento de los antiguos vecinos hacia otras partes de la ciudad en busca de la conservación de su hábitat cotidiano y evitar la exclusión social y espacial de la que podrían ser objeto .

Sigue leyendo

Gentrificación, entre el campo de disputa por un mismo espacio y la resistencia por conservarlo (Artículo)

 

gentrification

Fuente: sweetadvertising.wordpress.com

Seerlay Yadira Pérez[1] y Daniela Zumarraga[2]

Cada vez, se presenta con mayor frecuencia la tendencia a renovar y revalorizar los espacios urbanos céntricos a partir de intervenciones físicas, con programas de renovación urbana, mejoramiento barrial y de centros históricos, sin embargo, la ejecución de éstas obras, en muchos casos implica la expulsión de población carente de recursos suficientes para lograr conservar el territorio que por varias generaciones ha sido el lugar de residencia y de sus medios de vida. Durante este proceso, el espacio renovado es ocupado por una clase social de mayores ingresos, generando una serie de tensiones y disputas cuyas características son de gran interés tanto para agentes sociales como económicos.

Descarga del artículo:

Gentrificación, entre el campo de disputa por un mismo espacio y la resistencia por conservarlo

________________________

[1] Socióloga, Mgs. en Estudios Urbanos.

[2] Arquitecta, Mgs. en Estudios Urbanos.

CONVOCATORIA AL 5° NÚMERO DE “EL CANELAZO DE LA CIUDAD”

  1. Temática del 5° Número: “Gentrificación”.
  2. Plazo de entrega: Del 1 de enero al 29 de febrero de 2016.
  3. Las propuestas deben ser enviadas al correo: derechoalaciudadflacso@gmail.com
  4. Requisitos de forma:
  • El artículo deberá contar un resumen máximo de 200 palabras donde se aclaren los objetivos, estructura y temática del texto, así como las palabras claves del mismo.
  • Nota al pie de página del nombre del autor/a, donde vaya su profesión e institución/colectivo al que pertenece actualmente.
  • Entre 8 y 10 páginas sin contar la bibliografía, en letra Times New Roman tamaño 12, espacio 1.5 con sangría al iniciar cada párrafo.
  • Citas bibliográficas según normas APA
  1. Temática en la que se inscribe el próximo número:

El crecimiento de las ciudades es proceso dinámico que se debate entre la territorialización/desterritorialización/reterritorialización, entre el desarrollo de ciudades compacta y/o difusas. Y es precisamente en estos debates en los cuales se enmarcan las principales problemáticas evidenciadas en la mayoría de las ciudades de América Latina: urbanización periférica, el despoblamiento  y deterioro de los centros, el retorno de la inversión a estas zonas degradadas, segregación, fragmentación.

Autores como Carrión sostiene que los procesos de globalización y los cambios demográficos han derivado en un movimiento de “regreso a la ciudad construida” (Carrión, 2005, pág. 90), y en este movimiento es necesario invertir en la renovación de los centros históricos, convirtiéndolos en motores de desarrollo. El interés en las áreas centrales radica en su localización y su capacidad instalada. Sin embargo son muchos los centros en los que se evidencian procesos de desinversión y abandono.  Para Rojas (2004), la recuperación de los centros es una oportunidad de desarrollo para las ciudades. López Morales (2008) comparte esta idea, pero afirma que esta renovación no sólo se da en los centros históricos sino también en áreas “intermedias metropolitanas, o zonas pericentrales, como espacios de apoyo a esas aglomeraciones centrales” (López, 2008, pág. 2).  Sin embargo, para el autor, estos procesos de renovación han generado efectos negativos como la apropiación monopólica de la brecha de renta y el desplazamiento de población de bajos recursos, conocidos actualmente como gentrificación.

La palabra gentrificación, fue acuñada en la década de los 60 por la socióloga Ruth Glass haciendo referencia al término “gentry”, una clase social británica con un creciente poder adquisitivo que deciden retornar a la cuidad construida en el periodo post a la segunda guerra mundial. En la actualidad, el fenómeno de la gentrificación se encuentra presente en la mayoría de las grandes ciudades capitalistas y se han generado debates en otros países analizando si es pertinente la adopción del concepto para analizar este fenómeno en diferentes ciudades del Sur Global (Janoschka y Sequera 2014), por lo que es necesario entender este fenómeno desde el análisis de sus principales factores constitutivos, los diferentes actores involucrados en el proceso y los diferentes mecanismos de desplazamiento generados, lo cual permitiría observar las diferencias con la teoría anglosajona.

Diversos autores afirman que lo interesante en el actual estudio de la gentrificación en Latinoamérica es el intento de descolonizar la teoría de sus orígenes angloamericanos y europeo-occidentales, buscando comprender sus causas y efectos más estructurales desde el contexto de la cuidad, estudiando los cambios socio-económicos evidenciados en los procesos de producción y financieros; y entendiendo las nuevas relaciones local-nacional, en un mundo cada vez más globalizado en el que las ciudades cobran mayor importancia.

Bibliografía

Carrión, Fernando. «El centro histórico como proyecto y como objeto de deseo.» EURE 31, nº 93 (2005): 89-100.

Janoschka, Michael, y Jorge Sequera. «Procesos de gentrificación y desplazamiento en América Latina, una perspectiva comparativista.» En Desafíos metropolitanos. Un diálogo entre Europa y América Latina, de Juan José Michelini, 82-104. Madrid, 2014.

López, Ernesto. «Destrucción creativa y explotación de la brecha de renta: discutiendo la renovación urbana del peri-centro sur poniente de Santiago de Chile entre 1990 y 2005.» Scripta Nova XII (2008).

Rojas, Eduardo. «Volver al centro. La recuperación de áreas urbanas centrales.» En Volver al centro. La recuperación de áreas urbanas centrales., de La recuperación de áreas urbanas centrales. Problemas y soluciones, 1-49. New York: Banco Interamericano de Desarrollo, 2004.

  1. Sobre la revista:

El Canelazo de la ciudad (www.canelazodelaciudad.org) ha sido una iniciativa para  difundir reflexiones, investigaciones y procesos ciudadanos que se enmarquen dentro de la  construcción colectiva de ciudades más humanas, justas y equitativas.  Nace como revista digital especializada en estudios urbanos latinoamericanos,  con énfasis en los fenómenos de gentrificación y exclusión en los centros históricos;  procesos de renovación urbana; privatización y disciplinamiento de los espacios públicos;  Grandes Proyectos Urbanos; procesos de creación y/o intensificación de la segregación  socio-espacial y hábitat y el análisis de los procesos de los  movimientos sociales urbanos. Con este número inicia una nueva línea sobre políticas públicas.

Surge de la iniciativa el Grupo de investigación social colectiva ” Derecho a la Ciudad ”  fundado por estudiantes de la maestría estudios Urbanos de la FLACSO– Ecuador, en  agosto de 2013 y que actualmente cuenta con un grupo heterogéneo de estudiantes sociólogos,  geógrafos, politólogos y antropólogos. Es una propuesta creativa crítica de análisis de los actuales  fenómenos urbanos y de la gestión pública en la región, que pretende fomentar el debate sobre la  construcción de “otra ciudad”, más humana y socialmente justa e igualitaria. Mediante la  investigación comprometida, trata de forma simultánea de vincular conocimientos y cambios sociales de manera que se unan la teoría y la práctica, por medio de investigaciones y reivindicaciones ciudadanas que promulguen un solo mensaje: El derecho a la ciudad.

Encuentro de organizaciones urbanas

El 14 de noviembre se celebró en la Universidad Andina un primer encuentro de organizaciones sociales urbanas de Quito junto con organizaciones de moradores de Brasil y Alianzas internacionales por el Hábitat, que versó sobre la privatización de la ONU, las políticas públicas globales para los grandes capitalistas que se gestan en eventos como Habitat III de la ONU y la necesidad de articular agendas urbanas desde abajo.

Si su organización del Ecuador vinculada a temas urbanos está interesada en participar en este proceso escríbanos a derechoalaciudadflacso@gmail.com