El desarrollo urbano en Bogotá y la necesidad de construir tejido social

Por: Cesar Mendoza

Licenciado en Ciencias Sociales

La condición de Bogotá en el marco de una lógica de ciudad global y ciudad para el mercado, es una fascinación para los sectores privados que invierten y generan plusvalía desde el capitalismo, en una ciudad que aporta el 25% del BIP a Colombia, es decir en el contexto del desarrollo, la ciudad concentra una buena cantidad de actividades económicas, sumándole una gran aglomeración de población desbordada hacia la generación de mano de obra.

Por lo anterior, Bogotá viene afrontando una implementación constante de proyectos estratégicos de renovación urbana que puedan acomodarse y dar respuesta a la condición de un modelo de ciudad, generador de capital.

Bogotá en su extensión territorial, que comprende un 30% de  zona urbana y un 70% de zona rural, logra concentrar su mayor inversión en la zona urbana desfavoreciendo el potencial ambiental, social, cultural y productivo que tiene la región rural, para el sostenimiento de la ciudad, a lo cual la idea de urbanizar constantemente ha impactado en la estructura ecológica debido a la gran expansión de proyectos de habitabilidad y movilidad.

Frente a la expansión urbana presenta varios acontecimientos, por un lado la ciudad afronta zonas informales de vivienda construidas como una alternativa hacia la consolidación de procesos de habitabilidad, por la misma carencia de vivienda, cuya población se caracteriza en su mayoría por ser desplazada y en situación de pobreza, siendo viviendas enmarcadas en una lógica legalista de barrios ilegales. Afrontando problemas de hacinamiento, asentamientos en zonas de riesgo por remoción en masa y carencia en el acceso a servicios públicos. El territorio de los cerros orientales de Bogotá es uno de los lugares donde más se presenta dicha problemática, en el cual han afrontado sus pobladores, políticas de reasentamientos, desalojos y precariedad en las condiciones de vida, alterando la construcción de territorio y comunidad, concebida históricamente.

El debate de los asentamientos en los cerros orientales decretando zonas de reserva forestal sin medir consecuencias o generar alternativas dignas para los pobladores ubicados históricamente se vuelve un debate político, pues la regulación en la protección de zonas ecológicas, centra el hacer jurídico en aquella población que carece en muchas ocasiones de condiciones para acceder a una vida digna y que han  logrado generar en estos territorios propósitos productivos, comunitarios  y culturales siendo única alternativa frente al abandono Estatal y fragilidad social en sus territorios.

Ante dicha realidad se ha obviado a una población que también habita los cerros orientales, hablamos de una clase alta de estratos 5 y 6 que no han visto afectados sus asentamientos e intereses por dichas políticas, incluso el sector inmobiliario ha promovido la expansión urbanística, presionando la compra de terrenos en barrios populares para ejecutar proyectos de vivienda más costosos como ocurre en la localidad de chapinero, y no solo de proyectos de vivienda para los estratos más altos, también se suma la adecuación de infraestructura para que universidades privadas de la ciudad promuevan sus servicios.

La expansión urbana se ha proyectado hacia las zonas sur, norte y occidente de la ciudad. Definidas incluso por el POT (Plan de Ordenamiento Territorial) decretado en el año 2000, permitiendo varios elementos que generaron conflictos dentro del modelo de ciudad, tales como el detrimento de la estructura ecológica que rodea a Bogotá, el desplazamiento y deterioro de la población campesina que habita los alrededores, como se logra ver en la localidad de Usme al sur de la ciudad, consolidando proyectos de vivienda promovidos por Metrovivienda, entidad estatal del orden distrital y constructoras privadas creando vivienda para estratos 1 y 2 en su mayoría, cuyas condiciones espaciales  dejan en duda si corresponden a un verdadero derecho al acceso y dignificación de la vivienda.

Pero el impacto de la expansión urbana no solo afecta en la estructura ecológica y vida campesina, sino también por el interés de urbanizar, se ha construido en zonas, donde se generan dudas en cuanto a si existió estudio de suelos, como sucedió en el occidente de la ciudad donde constructoras edificaron vivienda para estratos 2  y 3, cuya consecuencia fue la inundación en época de invierno en el 2011, varios barrios del occidente de la ciudad  específicamente en las localidades de Bosa y Kennedy vieron cómo las lluvias desbordaban el rio Bogotá y ante este hecho, como decía la comunidad literalmente “tenían el agua hasta el cuello”.

Advirtiendo que son las clases populares las más afectadas por la misma forma como se diseña la ciudad, enfocando la inversión y adecuación de infraestructura en zonas, especializadas para la generación de servicios con el fin de garantizar la producción de capital y disponiendo condiciones favorables a las zonas más exclusivas, jugando con la especulación del valor del suelo que determina quién y cómo se puede acceder al suelo de Bogotá. Dicha realidad pone en práctica un modelo de ciudad excluyente pues sigue segregando a la población  con mayores necesidades hacia las periferias de la ciudad limitándoles el derecho de acceder al desarrollo de la ciudad.

Sumado a dicha realidad se viene gestando el desarrollo de proyectos urbanísticos como la ampliación del aeropuerto El Dorado y el Plan Centro que configuran la noción de una ciudad articulada a la dinámica internacional y un centro de la ciudad gentrificado y ajustado a la venta de servicios, cuya dinámica urbanística promueve la relación de los sectores privados y públicos.

En este contexto que recoge algunos elementos de configuración del modelo de ciudad, varios procesos sociales de Bogotá se vienen articulando alrededor de la construcción de tejido en los territorios, lo cualpermite encontrar formas metodológicas, de acción, movilización y construcción de una propuesta de ciudad con un carácter territorial, político, investigativo, ético, humano y sustentable que aporte hacia la consolidación de movimiento popular urbano para abordar elementos que puedan determinar el hacer político y organizativo en la ciudad, hacia la diseño de reformas urbanas propias que hablan desde el derecho a la ciudad.

Por esta razón es necesario reivindicar  la necesidad constante de hacer memoria de las diferentes experiencias, cómo los sectores populares han construido historia y territorio en la ciudad, reconociendo las diversas formas de construcción de los  barrios que permitieron solventar la necesidad de vivienda de muchos colombianos, quienes posteriormente  se han visto enfrentados a una legislación y ordenación del territorio que los ha despojado, generándoles  mayor exclusión. Frente a esto, visibilizar las luchas históricas de los pobladores y los movimientos cívicos por el acceso a servicios públicos, vivienda, entre otros,  es importante para entender las condiciones de confrontación que genera el modelo de ciudad y el desarrollo del mismo, así como el papel de los sectores populares en la construcción de territorio,  analizando la visión y construcción de territorio en la actualidad, partiendo de los insumos históricos de las luchas urbanas con el objetivo de  aprender del pasado para entender el presente.

articulo osvaldo

Tertulia los movimientos cívicos barriales de Bogotá y Sabana, organizado por el proceso Minga Bakata. Fuente: http://www.facebook.com/mingaurbana.bakata

La visión y necesidad de construir territorio desde los sectores populares permitirá entender las diferentes formas de apropiación colectiva de la ciudad que devela las contradicciones fundamentales aplicadas por el modelo de ciudad existente, y a su vez muestra las múltiples formas de articulación, movilización y visión de ciudad, encontrando en cada territorio de Bogotá formas comunitarias de organización, que generen alternativas de movilidad, apropiación del espacio público, construcción de hábitat, propuestas productivas, manejo de servicios públicos, preservación de ecosistemas, en fin un conjunto de experiencias territoriales que logran tener una dimensión micro, aportando al debate y análisis desde la construcción de territorio a una lógica de ciudad que pueda develar y confrontar el modelo de ciudad existente.

articulo osvaldo 2

Movilización 1 de mayo, desde el sur y con la gente. Fuente: http://www.facebook.com/mingaurbana.bakata

Por último, es de vital importancia  realizar un análisis constante de la manera como se ordena y proyecta la ciudad, generando espacios de aprendizaje y enseñanza sobre los diferentes mega proyectos urbanísticos, bajo la idea de entenderse dentro de un territorio que exige pensarlo desde la experiencia de los procesos sociales, como dice la consigna del proceso de la Mesa Ambiental de los Cerros Orientales Ninguna Decisión Sobre Nosotros Sin Nosotros.   

articulo osvaldo 4

Movilización: habitantes y organizaciones sociales que habitan y construyen territorio en los Cerros Orientales de Bogotá se movilizaron por las vías de la Capital, rescatando la identidad de pobladores para construir una vida digna. 3 de octubre de 2012. Fuente: http://www.facebook.com/hatuey.cutural

 

Mira el vídeo sobre Crisis urbana, derecho a la ciudad, conflicto y agenda Bakatá:

 

Anuncios

2 pensamientos en “El desarrollo urbano en Bogotá y la necesidad de construir tejido social

  1. Interesa establecer contacto en temas afines, soy el coordinador de la línea de investigación “configuraciones socio espaciales en periferias urbano rurales”, del grupo de investigación “institucionalidad y desarrollo rural” de la Facultad de Estudios Ambientales y Rurales de la Universidad Javeriana de Bgotá. Tengo una publicación que les puede interesar: POBLADORES Y ESPACIOS RURALES EN LA CIUDAD DE BOGOTÁ. LA VOZ DE LOS ACTORES RURALES, además de un reciente estudio sobre GESTIÓN AMBIENTAL TERRITORIAL, documentos que me gustaría compartir con el grupo derecho a la ciudad.

    Quedo pendiente de su respuesta, me pueden seguir por Twitter: @MPEREZRURURBAN

    Saludos

    MANUEL ENRIQUE PEREZ MARTINEZ
    Profesor Asociado
    Departamento de Desarrollo Rural y Regional
    Facultad de Estudios Ambientales y Rurales
    Pontificia Universidad Javeriana
    Tel: 3208320 Ext: 4852
    Twitter: @MPEREZRURURBAN
    Skype: manuelperezrural

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s