Patrimonio, residencialización y exclusión social. El Caso de la Chilena, en el Centro Histórico de Quito

100_2557

Por: Jaime Paz

Cuando se aborda el discurso patrimonialista del Centro Histórico de Quito, se hacen sonoras entre sus muros, frases que convocan a la identidad colectiva de la ciudad. Entre estas expresiones, encontramos enunciaciones identitarias como “Quito Primer Patrimonio Cultural de la Humanidad”, “Quito, novia del Cielo,” o “La gran Luz de América.”

Recorrer sus calles, apreciar su arquitectura y visitar museos, hacen parte de la noción que propios y turistas construyen de Quito,  a medida que recorren escenarios prehispánicos, coloniales y republicanos. Estas rutas son engalanadas con historias de héroes, que se legitiman a través de itinerarios turísticos, junto a lo que el burgo maestre Augusto Barrera, ha llamado la Residencialización del Centro. (Ecuadoronline, Junio 11 de 2.013)

El calificativo de Residencialización, no es más que la visión renovadora del área antigua de Quito, la cual amparada bajo el salto desarrollista del modelo económico terciario difundido en Latinoamérica, busca financiar los gobiernos locales a través de la capitalización de infraestructuras urbanas vacías, o en calidad del detrimento físico. (Mendez, 2.007)

100_2567

Esta lógica renovadora, opera como respuesta a las ineficientes medidas económicas adoptadas con el modelo de industrialización por sustitución de importaciones (ISI), el cual se vio materializado en las urbes latinoamericanas, con amplios espectros de terciarización informal, exclusión social, y una fuerte capitalización del suelo urbano, traducido en la ampliación de la brecha social en las ciudades de América Latina (Zicardi, 2.008). La capitalización, también abarco a las centralidades históricas, con el objetivo de “beneficiarse por la especulación urbana y las potencialidades del turismo” (Kigman y Goetschel, 2.005: 2), contenidas en las áreas antiguas dadas sus características simbióticas, simbólicas y de polis, nodos desde los que se ejerce la constitución de las mallas fundacionales como espacio público (Carrión, 2.005).

En cuanto al nodo simbiótico, se encuentra determinado por la interacción de los ciudadanos, en torno a la pluralidad de los espacios que proveen las áreas antiguas. Esto le confiere propiedad frente a estos escenarios, que reproducen “deberes y derechos que se transfieren de un sujeto patrimonial constituido de un momento histórico, hacia otro que se apropia socialmente en otro momento” (Carrión, 2.005: 46), viabilizando de esta forma, la apropiación y los diversos usos sociales que se puedan realizar en los centros históricos, tales como: manifestaciones, exposiciones artísticas, obras de teatro, conciertos, fiestas, funciones educativas, actividades comerciales, entre otras. (Carrión, 2.005)

Para el caso de lo simbólico, el centro histórico también mantiene una fuerte apropiación identitaria, que le ayuda a los ciudadanos a mantener un arraigo colectivo del espacio público. Dicho factor se encuentra determinado por la carga histórica (representada en sus construcciones patrimoniales, fiestas, memoria histórica, leyendas), que ampara el conjunto monumental y que le confiere una representación colectiva, como el escenario más distintivo y significativo de la ciudad. (Carrión, 2.005) Así, junto a su vital funcionalidad habitacional, fomentan un escenario democrático, abierto al libre disfrute y manejo del espacio, donde la tolerancia por el otro y el respeto por la heterogeneidad social presente en el centro, mantiene intacto el disfrute del área, como del completo arraigo hacia la polis. (Paz Feliciano, 2.013)

Por lo tanto, las características identitarias (simbiótico, simbólico y de polis) que logran afianzar la herencia del Centro, se constituyen como el bastión de la política de renovación, al punto que se busca generar una “visión purificada de la historia que sirve de base a la edificación de identidades y democracias controladas” (Kigman, 2.005: 98), puntos nodales, donde se reproducen una serie de “calles, barrios, personajes y leyendas de la ciudad, a partir de los cuales se construye una narrativa pedagógica carente de contenidos.” (Kigman, 2.005, 98)

Entre tanto, se viabiliza a través del discurso historicista y ordenado por la institucionalidad, una visión discursiva que apela a la expulsión de la cultura popular, la informalidad, la prostitución, y el hábitat, para posicionar espacios ordenados, seguros, estéticos, en contraposición de lo peligroso, lo sucio o lo degradado. (Kigman, 2.005)

De esta forma, bajo la mirada higiénica se proclama cada vez más por el llamado Derecho a la Belleza Urbana,  noción de la que parte Amendola Giandomenico (2.013), para señalar que “el resultar bellos, atractivos y agradables no es solamente un imperativo primario que guía la configuración de los espacios urbanos, sino que también regula el acceso de los ciudadanos a ellos, quienes deben ser, en consecuencia, capaces de esgrimir algún atractivo a fin de usufructuar o apropiarse de dichos espacios.” (Amendola en Gretel, 2.013)

Así, el patrimonio en nombre de la belleza y de la moral, excluye los problemas sociales bajo un fachadismo, en el que “el indigno” no tiene una representatividad en el discurso historicista, gracias a la elaboración de una mirada institucional que reproduce un territorio estigmatizado bajo una lectura unívoca sobre “lo peligroso”, “lo abandonado”, “lo deshabitado” y lo “tugurizado”. (Duran, 2.013)

De ahí, el llamado estrepitoso por “residencializar” o “renovar”, construyendo una serie de memorias y discursos que apelan a “intereses económicos en torno a las inversiones de bienes raíces y turismo, en lo que constituye el Centro Histórico de Quito” (Salgado, 2.008: 17) en un escenario que anula la heterogeneidad social y apuesta por la “jerarquización del espacio” (Ecuadoronline, Junio 11 de 2.013)

Un claro ejemplo de ello, se ve materializado en el proyecto de embajadas que se quiere posicionar en el sector de la Chilena por parte de la alcaldía de Quito, en un recinto que es datado por el discurso histórico, como la antigua “Subida de la Recolección”, vieja sección colonial espectadora del asesinato de una bella dama adinerada de ascendencia Austral, víctima de los celos iracundos de Don Domingo Lastarria y Bastarrachi. (Rodríguez, 2.009)

En el imaginario colectivo del sector, la historia se reprodujo intergeneracionalmente, al punto de datar al sector en cuestión, con el apelativo de la procedencia de la dama asesinada por su celoso esposo.

Sin embargo, la persistencia y la funcionalidad del barrio, ha tenido mayor consonancia que la elaboración historicista de la dama Chilena. Su valor, está dado por la fuerte organización vecinal que se ejerce en el sector, junto a la preponderancia habitacional de cada uno de sus inmuebles, que ahora son escenarios de disputas.

Vecinos y vecinas reunidos en pro de la defensa del patrimonio en el centro histórico de Quito

Vecinos y vecinas reunidos en pro de la defensa del patrimonio en el centro histórico de Quito

En ese discurso que no se data por parte de la institucionalidad quiteña, se halla el entorno vivido y practicado, ese lugar fruto de significaciones donde “todo relato es un relato de viaje, una práctica del espacio” (De Certeau, 2007: 128). Significancia socio- espacial, en la que se puede encontrar relatos de vecindad, como de oficios populares que han persistido en el tiempo y en el espacio, como lo son los ebanistas, talabarteros, tenderos (o pulperos), zapateros, sastres, he inclusive, médicos.

Frente a la significación del espacio practicado de la Chilena, va a ser evidente en sus residentes, la predominancia de la significación del espacio que la construcción histórica y patrimonial del Quito prehispánico, colonial o republicano. Dado que el sistema de prácticas como de usos sociales del sector, reproducen una lectura del espacio producido por la práctica del lugar (De Certeau, 2.007), acciones que forjan un sujeto histórico que no está determinado por el discurso institucional, sino por la experiencia de la vivencia cotidiana, que elaboran sus habitantes con el hábitat.

Lastimosamente, la renovación urbana y la capitalización del patrimonio cultural inmueble, viabilizan la presión inmobiliaria por ocupar el centro histórico y generan una estigmatización territorial sobre las viviendas y la práctica de oficios populares, calificándolos como zonas rojas o degradas (Duran, 2.009). Se ejerce así, sobre los residentes de la Chilena una “violencia simbólica que, al tiempo que demarca, marca a los sujetos, los marginaliza, los ubica en el papel de inferioridad por vía de atributos desacreditadores que definen su identidad social, profundizando y denotando situaciones de marginación social.” (Goffman 2.003, Waquant 2.012 en Duran, 2.009: 7)

Así, la expropiación será el arma utilizada por la institucionalidad, para sanear estos espacios degradados en beneficio del posicionamiento del proyecto inmobiliario de embajadas, otorgándole mayor valor al patrimonio físico en detrimento del patrimonio social. Se excluye a sus residentes so pretexto de la salvaguardia del patrimonio inmueble y declarando las viviendas de los residentes de la Chilena, bajo el apelativo de “utilidad pública”, para vulnerar el derecho a la propiedad privada y justificar su acción en pro de la gentrificación:

No nos participaron del proyecto, nosotros nos enteramos del proyecto por la vecindad que comenzó a pedir auxilio que les ha llegado las notificaciones de expropiación. Comenzaron los rumores, rumores, rumores, hasta que nos reunimos y comprobamos y todo que era cierto, nunca hubo una conversación, ni un pedido de criterio para ver si es esto deberás valía la pena o no. Por eso es que cuando hubo una conversación cuando nos citaron al Municipio una de las personas que nos atendió dijo – nuestro error fue, no haberles participado la idea que teníamos y no haber consensuado con ustedes. Eso ahí les dijimos que la idea que pues claro, nosotros éramos los dueños, se suponía que somos dueños legales con papeles con escrituras, con todo, porque nos quieren desalojar de las cosas que son de uno.” (Entrevista a Doña Mirian “La Doctorita”. Diciembre del 2013)

El proyecto inmobiliario no da marcha atrás, al punto que el uso social del Colegio Simón Bolívar ubicado en la Chilena, acabó con su funcionalidad, para darle paso a una propiedad pública, que dará el inmueble al mejor postor privado que adquiera el bien para usufructuar con el mismo.

Bajo estos parámetros, se justifica lo que el alcalde Barrera denominó como “la residencialización” del Centro, que azota la funcionalidad habitacional de la Chilena, y acaba con el sustento económico popular de sus residentes, dado que muchos de ellos laboran en sus bienes y dependen exclusivamente de la posición en el sitio:

“Es un daño que nos quieren hacer, es que nos quieren sacar de nuestro hábitat, de nuestro medio, de nuestro sacrificio, de nuestro de medio de trabajo, porque todito esto es sector es comercial, muchas familias viven del trabajo de sus almacenes.” (Entrevista Doña Miriam la “Doctorita”. Diciembre del 2013)

Adicional a esto, como parte de la resistencia contra los procesos de expropiación efectuados por el Ministerio de Vivienda y la Alcaldía Municipal de Quito, los habitantes de la Chilena, han decidido organizarse y conformar comités pro defensa del patrimonio habitacional. Este grupo se conformó a partir de la constitución del proyecto inmobiliario, para frenar la expropiación directa de sus bienes, y funciona mediante reuniones semanales donde se informan los procesos legales relativos a este fenómeno. Su actividad ha estado acompañada y asesorada por profesionales universitarios de diferentes áreas, lo cual ha obstaculizado en cierta medida, el avance del proyecto, sin embargo, el desarrollo de dicha propuesta inmobiliaria se encuentra actualmente en marcha, sin tener en cuenta la práctica social del espacio, la funcionalidad habitacional y comercial del barrio, ni tampoco, el derecho urbano[1] de sus residentes.

BIBLIOGRAFÍA

Ecuadoronline, Junio 11 de 2.013. En: http://www.ecuadoronline.ec/2013/06/11/cancilleria-miduvi-y-municipio-invitan-a-embajadas-a-ubicarse-en-el-centro-historico

Mendes Zancheti, Silvio (2.007). Financiamiento de la revitalización urbana en América Latina: una revisión de la teoría y la práctica post 1.980. En: El financiamiento de los Centros Históricos de América Latina y el Caribe. Fernando Carrión ed. Quito. FLACSO – Ecuador

Ziccardi, Alicia (2008) Pobreza y exclusión social en las ciudades del siglo XXI, en: Ziccardi, Alicia Procesos de urbanización de la pobreza y nuevas formas de exclusión social. Los retos de las políticas sociales de las ciudades latinoamericanas del siglo XXI, Bogotá: Siglo del Hombre Editores, Clacso-Crop

Kigman Eduardo y Ana Maria Goettschel (2.005). El patrimonio como dispositivo disciplinario y la banalización de la memoria: una lectura desde los Andes. En: Regeneración y revitalización urbana en las Américas: Hacia un estado estable. Fernando Carrión, editor. Quito. FLACSO – ecuador

Carrión Mena, Fernando (2.005). El centro histórico como objeto de deseo. En: Regeneración y revitalización urbana en las Américas: hacia un Estado Estable. Fernando Carrión editor. Quito. FLACSO – Ecuador

Paz Feliciano, Jaime (2.013). DE LA MONUMENTALIDAD A LA RENOVACIÓN ¿Evolución de la gestión en los Centros Históricos?. En: Monografía para curso de Procesos urbanos de Latinoamérica. FLACSO – Ecuador

Gretel Thomasz, Ana (2.013). Derecho a la vivienda y derecho a la belleza de la ciudad de Buenos Aires. Construyendo el derecho a la ciudad. En: Segregación y diferencia en la ciudad. Fernando Carrión editor. Quito. FLACSO- Ecuador

Rodríguez Valencia, Luis (s/f) (2.009). “Una historia de Quito”. En: Afese. N° 56.

De Certeau, Michel (2007) La invención de lo cotidiano. México: Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente y Universidad Iberoamericana. Volumen 1

Mireya  Salgado Gómez, “El patrimonio cultural como narrative totalizadora y técnica de gubernamentalidad”, Revista Centro-h No.1, Quito, OLACCHI, agosto 2008.

Lucía Durán, “Del Barrio a la Calle: el caso de la Calle La Ronda”, Ponencia presentada en el Foro Habitar el patrimonio, Quito, septiembre 2013.

Cedrés, Laura (2.012). La participación ciudadana en la construcción de hábitat incluyente y sostenible: hacia la materialización del derecho a la ciudad. En: Dimensiones del hábitat popular Latinoamericano. Teolinda Bolívar y Jaime Erazo Espinosa, coordinadores. Quito. FLACSO Ecuador.


[1] “De entre los derechos urbanos que plantea Borja, considero importante destacar los siguientes: a) el derecho al lugar (derecho de la gente a mantener su residencia en el lugar donde tiene sus relaciones sociales, en sus entornos significantes, o en cualquier otro de su libre elección), b) el derecho al espacio público y a la monumentalidad (una de las condiciones básicas para la justicia urbana; de hecho un factor de redistribución social, ya que ser visto y reconocido por los otros es una condición de ciudadanía), c) el derecho a la movilidad y a la accesibilidad (igualdad de condiciones de acceso a las centralidades y de movilidad desde cada zona de la ciudad metropolitana); y d) el derecho de la conversión de la ciudad marginal o ilegal en ciudad de ciudadanía (políticas públicas que desarrollen políticas ciudadanas en los márgenes, legalicen y equipen los asentamientos, introduzcan en ellos calidad urbana y la mixtura social, y promuevan formas originales de participación ciudadana).” (Borja en Cedrés, 2.012: 191)

Anuncios

2 pensamientos en “Patrimonio, residencialización y exclusión social. El Caso de la Chilena, en el Centro Histórico de Quito

  1. Pingback: #Las Prestadas: La comunidad frente al proceso de musealización de Centros Históricos – la fondark

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s