Grupo de Investigación “Derecho a la Ciudad” de Flacso se encuentra con Carlos de Mattos en Quito

Quito, 4 de diciembre de 2013

En visita a Ecuador, el arquitecto Carlos de Mattos, profesor del Instituto de Estudios Urbanos y Territoriales de la Pontificia Universidad Católica de Chile, abrió su agenda al encuentro con los estudiantes y jóvenes investigadores del Grupo de Investigación “Derecho a la Ciudad” de FLACSO. En el encuentro, De Mattos compartió su experiencia y conocimiento en los temas urbanos, sobre el derecho a la ciudad, y Henri Lefebvre, así como contestó a algunas preguntas de los estudiantes y demostró su apoyo a la conformación del Grupo de Investigación y a la ampliación de la red con otros jóvenes investigadores en Latino América, especialmente con la Universidad Católica de Chile.

En el encuentro que contó con el acompañamiento del profesor Fernando Carrión, De Mattos respondió las inquietudes del grupo:

Derecho a la ciudad: ¿Consideras que la nueva gestión centralista de los gobiernos locales de los países con gobiernos progresistas están logrando impedir que las ciudades continúen desbordando sus límites describes en las ciudades neoliberales? (Lo vinculé a Lefebvre por ligarlo un poco al tema que estaba hablando)

Carlos de Mattos: Lefebvre no trabaja esa vinculación. En los textos que he leído no he encontrado esa vinculación. Lo que hace es partir de la ciudad que conocíamos y maneja varias definiciones, y eso está dejando de existir, vamos a la sociedad urbana. Una idea que han recogido los chinos es que la actividad que acumula capital va a dejar de ser la industria y va a pasar a ser lo urbano. Y en el congreso chino se analiza así, mirando una sociedad urbana de consumidores que dinamicen la economía. Soja retoma eso, la ciudad fue una máquina con la industria, y va a pasar a ser una máquina de consumir. Y la crisis de lo urbano es la crisis más profunda. Dice, frente a eso hay que reivindicar el derecho a la ciudad, pero son ideas generales que planteó. La respuesta de Lefebvre era la autogestión como única salida, y sí escribió sus últimos años.

DC: Considerando que las nuevas tecnologías de información y comunicación (TIC) fueron uno de los elementos que permitieron la implementación del proceso de reestructuración productiva en la nueva fase de la modernización capitalista, ¿Podemos hablar de una traición de esta estrategia, una vez que la misma fue apropiada en la organización de los principales movimientos urbanos actuales en contra a las políticas urbanas neoliberales y al (re)surgimiento de la demanda al derecho a la ciudad?

CM: Yo creo que el cambio fundamental del cambio en el capitalismo, que si no lo entendemos a fondo no vamos a entender el futuro, que es la financiarización del capitalismo, que ya ocurría en el S.XIX. Lo que la hace diferente son las TICs que permiten el flujo de capitales en tiempo real por el mundo entero. Sassen lo anticipó con el tema de la ciudad global, los mecanismos de Bretón Woods se quedaron y son las bolsas las que regulan el mundo. A finales de los 60 en el gobierno de Velasco de Perú, los empresarios recibieron un comunicado de Panamá porque el gobierno va a intervenir los bancos, los inversores peruanos se asustaron y el peso peruano no servía nada fuera de Perú. Entonces, descubrieron que el sol de oro sí, porque era oro. En esa época se trasladaban los capitales a lomos de un burro. Hoy se hace con un enter, y es fundamental. Lo comenzó Nixon con el cambio del patrón oro, y las TIC’s que hacen que viajen por el mundo entero. Qué pasó, que como es de propiedad colectiva, los narcos también funcionan en red.

Toda la acumulación se genera en red. Ocurre con todas las tecnologías, la lata de conservas en la familia o el ascensor. Lo que vivimos es un nuevo paradigma tecno-económico, se impuso el pensamiento neoliberal, y los usa el narco, los movimientos sociales, toda la primavera árabe, lo de Egipto se manejó de esta manera. Y los chinos están desesperados por coartar el uso de internet. Y ahí tiene razón Castells, respecto a que es muy difícil de controlar.

DC: Estudios recientes señalan que los procesos de planificación estratégica desarrollados por algunos gobiernos locales (básicamente en Europa) No son el modelo a seguir para obtener impactos positivos en términos de equidad e inclusión social, ya que en la mayoría de estos procesos sólo los actores más organizados como las élites económicas, sociales e incluso académicas, son las que realmente han participado en los procesos de planificación estratégica y no incluyen a la población en general, reforzando de esta manera el proyecto neoliberal en la medida que enfrenta ganadores con perdedores, ¿Cuál es su consideración al respecto?

CM: Lo único que me gustaría decir de esto es que frente a la crisis que no terminó, es una crisis civilizatoria, de un momento, otros autores dicen que la crisis es permanente, en la que va a haber repuntes de indicadores, pero la crisis es estructural, porque lo que está en juego en este momento es que los capitales se están yendo a la especulación financiera porque ningún sector está dando esos niveles de rentabilidad, y por eso se está diciendo a todos los países que reduzcan el gasto público, y no estás reactivando la demanda, por lo que no se genera economía real sino especulativa.

Lefebvre decía que la crisis económica más grande es la urbana. Una persona dijo, hay que compactar Quito, pero qué estructuras de poder hay que hagan eso, y dijeron que hay que aplicar planificación estratégica, pero hay conflictos, no es lo mismo lo que quieren unos sectores u otros. La carta de Atenas es un disparate, no puede ser, porque Lefebvre decía que hay una planificación global, donde planifican los gobiernos, los propietarios del capital, y también los ciudadanos que pueden impedir que se hagan cosas, pero no permite que desde el Estado se planifique, si no se tiene en cuenta el entramado de poder. Las trasnacionales son claves, cómo vas a generar políticas agrarias sin tenerlo en cuenta.

Entonces se desplantan las zonas frijoleras porque son menos rentables, y se hace tomate para salsa o para plantar biocombustibles, que va a terminar con el poco campesinado que queda en ciertas zonas de Brasil. No se cambia la sociedad por decreto, es un proceso contradictorio. Salvaterno está planteando esta cuestión y dice que el capitalismo no es inmortal, va a llegar un momento en el que la crisis va a llevar a otra cosa, pero es un proceso social,. Si no tengo las estructuras de poder para generar el cambio, no existe un procedimiento aparte, sino que son funcionales a los sectores de poder.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s