La “ciudad olímpica” en el escenario de la globalización mundial

Por Lina Magalhães*

Introducción y Referentes Teóricos
El presente trabajo pretende analizar el caso concreto de la ciudad de Río de Janeiro como un territorio insertado en el proceso de mundialización global, y específicamente en la competencia internacional de ciudades, las llamadas –según Saskia Sassen– “ciudades globales”. El análisis se centra específicamente en los resultados socio-espaciales locales de este nuevo panorama global, principalmente en lo que afecta a los sectores sociales marginales.

A partir de los años sesenta en los países avanzados, con la crisis del capitalismo y consecuentemente del sistema político que le daba soporte, es decir, del Estado keynesiano de bien-estar, el sistema capitalista se renueva, recicla y se adapta, invirtiendo en una nueva lógica productiva con también nuevas implicancias económicas, políticas y espaciales.

En América Latina los efectos de esta “nueva cara” del capitalismo ganan fuerza en los años 80 en la mayoría de los países de la región, llegando a su auge en el Consenso de Washington en 1989. Esta “nueva cara” es conocida como globalización neoliberal, o simplemente, neoliberalismo.

En el caso específico de Brasil, el proyecto neoliberal siempre encontró resistencia en otro proyecto advenido del proceso nacional de redemocratización, también iniciado en los 80’. El proyecto de reinstauración democrática en el país fue liderado por movimientos sociales pro-democráticos que también luchaban por “el proceso social de construcción de una cultura de derechos en Brasil, expresado en varios frentes, entre los cuales se encuentra el movimiento por la Reforma Urbana” (Raquel Rolnik, s/f). Estos movimientos a nada más se refieren que a la lucha por el derecho a la ciudad. El movimiento por el derecho a la ciudad y/o por la Reforma Urbana en el país alcanzó importantes logros que llevaron al reconocimiento de Brasil en escenario internacional como un país pionero en la región con espeto a temas urbanos, especialmente por la homologación del Estatuto de la Ciudad en 2001 1  y por la creación del Ministerio de las Ciudades en 2003.

Otro elemento fundamental del discurso redemocratizador brasileño fue el ataque a la centralidad y la hegemonía de la esfera nacional en la política del país. Esto significa que hablar de redemocratización en Brasil es hablar de descentralización, o mejor, de municipalización. Se constituye una nueva estructura política descentralizada en tres entes federativos autónomos: Nación, Estados y Municipios. En este proceso, el municipio que históricamente fuera asociado a prácticas clientelares y a poderes oligárquicos, surge como protagonista en la política nacional.

La municipalización era defendida tanto por el proyecto neoliberal cuanto por el proyecto de la Reforma Urbana. Para este, significaba una esfera de mayor contacto con los actores locales y la ciudadanía; un mayor control de esta en la política, y a su vez, una mayor participación en la elaboración, ejecución y control de la gestión urbana de las ciudades. Sin embargo, el proyecto neoliberal también defendía la descentralización del poder con una menor intervención del gobierno central, mayor autonomía local y flexibilización de las políticas urbanas, donde surgen nuevos actores políticos, especialmente el sector privado e inmobiliario.

Para la pretendida flexibilización e ingreso de nuevos actores, el neoliberalismo se opone a la planificación modernista estricta de los años 60’, 70’, y según Pradilla,

“trae consigo la desregulación como uno de sus ejes ideológicos y prácticos consustanciales, el cual conduce, más o menos rápidamente según el caso, a la eliminación de los escasos instrumentos normativos de que disponía la planeación” (Pradilla, 2010: 136).

Con la pérdida de prestigio del Estado, el neoliberalismo garante campo abierto a la libertad del mercado y a los nuevos actores que surgen con él.
Está trazado el panorama político en Brasil –como también en toda región latinoamericana. El gobierno del Partido de los Trabajadores (PT) es electo a la presidencia de la Republica con Lula en 2002 y desde entonces, con más de 10 años de mandato contando el actual gobierno de Dilma Rouseff, viene implementando un “neoliberalismo social”2, basado en la negociación entre estos dos proyectos urbanos distintos y contradictorios.

Parece que el proyecto petista de negociación política y construcción de un escenario armónico presenta su debilidad o fracaso a través de las recientes manifestaciones irrumpidas en las principales capitales de la ciudad, y especialmente en Río de Janeiro. Entre las diversas demandas surgidas con los movimientos, la petición general se trata de una retomada del proyecto social de democracia y ciudad, es decir del proyecto por el derecho a la ciudad.

El conflicto entre ambos proyectos se evidencia en la ciudad carioca3 especialmente en tiempos de grandes eventos deportivos internacionales –Copa del Mundo de 2014 y Olimpiadas de 2016– como elementos claves del proyecto neoliberal de competición inter-ciudades por inversiones externas. Estos grandes eventos son fundamentales para atraer todas las atenciones a la ciudad anfitriona y aumentar sus potencialidades económicas en la competencia. Toda ciudad que desea el status de “global” debe tener un currículo de grandes eventos. Es sin duda un gran negocio.

Y grandes eventos significan grandes proyectos urbanos, los famosos GPU. Los GPU se han convertido en instrumentos claves de la planificación de ciudades latinoamericanas, constituyendo un impulso a la privatización de la gestión urbana, adecuando la al enfoque neoliberal de políticas públicas predominante (Lungo, 2005:49). Lo que Lungo llamaría de una “crisis urbana”.

¿Vivemos en la ciudad de Río de Janeiro una crisis urbana? Muchos autores consideran que sí. Para Carlos Vainer (2000), vivimos la era de las “ciudades mercancía”, que así como el concepto de mercancía de Marx, se encuentran lejanas de sus productores, en este caso de sus ciudadanos, en beneficio del capital privado. Y son a la vez, “ciudades empresas”, ya que administradas a partir de las lógicas empresariales del sector privado, pautado en la eficiencia, lucros máximos, y poca atención a lo social. Según Lungo, los instrumentos centrales de la gestión urbana empresarial son las asociaciones público-privada que tienen naturaleza básicamente especulativa (Lungo, 2005:49).

Río de Janeiro es hoy considerada una “ciudad global” que reforzó su ingreso en el mercado de ciudades especialmente con la recepción de los futuros eventos. Para tanto debe adecuarse al patrón global de ciudades. Se transforma, altera su estructura, geografía y dinámicas urbanas. Entre los principales cambios en las dinámicas de la ciudad se destaca el surgimiento de una gestión urbana emprendedora, autoritaria y excluyente.
La participación del Estado cambia radicalmente, retirando su antiguo papel regulador, transforma su relación con la ciudadanía y con el sector privado.

El objeto empírico de este ensayo se centrará en la ciudad de Río de Janeiro, teniendo como escenario de fondo el proyecto “Ciudad Olímpica”, proyecto de preparación de la ciudad para los futuros eventos que irá albergar (Copa del Mundo 2014 y Olimpíadas 2016). El tema gana relevancia una vez que Río se convierte en el laboratorio por excelencia de los impactos de los megaeventos y megaproyectos globales, inseridos dentro de un proyecto mayor de mundialización neoliberal.

Para la ciudad, el tema es más que importante, es pues inherente a cualquier debate sobre lo urbano. El proyecto “Ciudad Olímpica” presenta impactos sociales –especialmente en el tema de la vivienda, transporte, empleo y seguridad en la ciudad– como también económico –grandes inversiones y gastos de dinero público, la pretensión de entusiasmo económico; fomento de la actividad turística– y políticos –los nuevos poderes en la ciudad; los cambios en las políticas públicas y en la gestión urbana; la participación ciudadana; temas de corrupción; crisis en las figuras de los actuales líderes políticos locales; protestas, para citar algunos.

Situación-problema: Grandes Proyectos Urbanos en el escenario de la “Ciudad Olímpica” y sus impactos en el territorio
A partir del anuncio de la victoria de Río de Janeiro como la ciudad anfitriona de la Copa del Mundo de 2014 y de las Olimpiadas de 2016, la municipalidad desarrolla y anuncia el proyecto de la “Ciudad Olímpica”, considerado como una gran oportunidad de superar problemáticas crónicas en la ciudad, con destaque para la histórica segregación socio-espacial y el problema de la vivienda de los “pobres urbanos”.

El proyecto, sin embargo, va por caminos distintos, sino opuestos. Como antes dicho, grandes eventos comportan grandes proyectos. La ciudad se convierte en un verdadero cantero de obras para la preparación de los eventos internacionales. Sin embargo, ¿de qué se tratan los GPU? Los GPU son elementos claves de la nueva modalidad de gestión local empresarial, advenida con el paquete de la mundialización neoliberal, y especialmente con el enfoque de la planificación estratégica. Para Lungo, los GPU no son solo obras emblemáticas, sino grandes intervenciones urbanas con serios impactos en el desarrollo de la ciudad (52).

La dificultad de la conceptualización de los GPU se encuentra en la gran diversidad de estos proyectos que pueden ser desde la renovación de centros históricos hasta la construcción de sistemas de transporte urbano. Sigo con Lungo en la tentativa de conceptualizar los GPU incorporados en los planes estratégicos con el objetivo de incrementar la competitividad entre las ciudades, tienden a generar procesos de elitización social, valorización de capitales privados y especulación de la tierra. Es una forma de que el sector publico comparta los riesgos con la iniciativa privada […] (Lungo, 2005: 54).

Los GPU son fundamentalmente financiados por la lógica de las asociaciones pública-privada, en que el Estado contribuye con las infra-estructuras y parte de la inversión y el sector privado con la ejecución/gestión “eficiente” y finalmente con todos los beneficios del proyecto. Para Pradilla, el Estado, sus organismos y empresas, constituyen en el cliente mayoritario del sector privado, es decir que “una parte consubstancial del consumo posibilitado por el gasto público ingresa al ciclo del capital privado al realizar sus mercancías” (Pradilla, 2010:127).

Según los “eurocomunistas” (Pradilla, 2010) que defienden esta nueva tendencia de gestión urbana emprendedora, los GPU tendrían que contar con la participación ciudadana y popular, lo que no ocurre en la práctica. Actualmente en Río de Janeiro y por cuenta de los megaeventos mencionados, se destacan, por lo menos, tres grandes proyectos de intervención urbana concentrados en el gran proyecto “Ciudad Olímpica”: la construcción del aparcamiento para el Estadio Maracanã; las obras viarias asociadas al BRT; y la renovación de la zona portuaria (Proyecto “Porto Maravilha”). Obras estas que significan más que enormes gastos de dinero público –la prefectura ha previsto más de 1 billón de reais (casi 1 millón de dólares) solo en gastos con remociones respeto a los proyectos de movilidad urbana–, sino gastos también sociales. Para expresar la problemática con números, el “Dossier Rio” –documento fruto de la construcción conjunta desde los colectivos urbanos de la ciudad– revela que 3.099 familias ya fueron removidas y 7.843 familias están amenazadas de remoción, solamente en la ciudad de Río de Janeiro, debido a la construcción de obras para los eventos deportivos.

Las remociones/desapropiaciones de inmuebles urbanos son previstas constitucionalmente, sin embargo, desde que para cumplimiento de finalidad/interés público, y con previa y justa indemnización (art. 182 §3° de la Constitución Federal de 1988). En la práctica, lo que se ve es una no obediencia de los requisitos constitucionales arriba destacados.

Objetivos del ensayo
El presente ensayo no pretende traer situaciones o conclusiones terminadas sobre el tema en cuestión. Incluso porque es un tema actual, que se está desarrollando en el momento de construcción de este trabajo, donde nuevas consideraciones y evidencias surgen todo el tiempo. El objetivo de la monografía es visibilizar, problematizar y abrir el debate acerca de no sólo los impactos socio-espaciales del proyecto “Ciudad Olímpica” en el territorio urbano de Río de Janeiro, sino también de cambios más profundos y estructurales en la dinámica urbana, especialmente sobre el aspecto político y el surgimiento de una nueva gestión urbana.

Estudio de Caso
El estudio de caso se centra en el territorio urbano de la ciudad de Río de Janeiro. Localizada en la zona sur-este de Brasil, Río junto con São Paulo, Belo Horizonte, Porto Alegre y Brasilia es una de las capitales más importantes de Brasil. Antigua capital federal, la ciudad hoy se dedica principalmente al sector terciario, con destaque para el turismo y los servicios, como sus principales actividades económicas. Río es también una de las ciudades más populosas de Brasil. Sólo su área municipal cuenta con más de 6 millones de habitantes.

La cuestión de la vivienda, y especialmente de la vivienda popular, siempre fue una problemática importante en el país, y también en Río de Janeiro. Se verifica un déficit en esto tipo de vivienda, complementado por una ausencia de políticas públicas eficientes que garanten el acceso de los “pobres urbanos” a los territorios de la ciudad, que no sea sólo restricto a las periferias. Según el Censo Demográfico de 2010 del IBGE (Instituto Brasileiro de Geografía y Estatística), Brasil contaba, hasta aquel año, con 6.329 aglomerados subnormales4 en todo el país. Eso significa 12 millones de domicilios irregulares, es decir, 25% del total de domicilios. En este escenario, Río de Janeiro es la segunda ciudad con el mayor número de esta categoría de asentamientos informales, con 1.332 unidades en toda zona metropolitana, quedando solamente atrás de São Paulo. El mismo censo demostró que la densidad media de pobladores era más alta en los domicilios en los aglomerados subnormales que en las demás áreas urbanas de la ciudad, con una media de 3,3 habitantes por domicilios precarios.

Los datos sobre asentamientos informales se articulan con datos relacionados a la pobreza urbana. La variable “pobreza” muchas veces está asociada a la variable “vivienda precaria”. Por ejemplo, en Río de Janeiro, el mismo Censo de 2010 del IBGE presenta un 23,85% de incidencia de pobreza, contra un 5,43% de Belo Horizonte, índice más bajo en el país.

Frente a este contexto problemático, la ciudad irá albergar futuros eventos deportivos e internacionales como parte de su proyecto de ciudad global en competencia por status, un posicionamiento en el mercado internacional de ciudades y finalmente por inversiones externas. Los futuros eventos deportivos –Copa del Mundo de 2014 y Olimpiadas de 2016– fueran anunciados por organismos públicos como oportunidades a la superación de problemas urbanos históricos como la movilidad, el empleo y la vivienda. Con la gran inversión pública y privada, y también externa, el poder municipal no podría dar la excusa de carencia de presupuesto para las inversiones urbanas necesarias.

Sin embargo, el proyecto “Ciudad Olímpica” está generando muchos debates y polémicas, porque hasta este entonces el gobierno no presentó efectivas políticas públicas urbanas a fin de superar los problemas sociales claves de la sociedad carioca. Por lo contrario, existen denuncias desde los colectivos urbanos y de las diversas asociaciones de pobladores de que, por lo menos con respeto a la vivienda, se evidencian claros retrocesos en las conquistas antes realizadas.

Brasil es país considerado pionero en temas urbanos. Uno de sus principales logros fue la aprobación del Estatuto de la Ciudad en 2001, una conquista del Movimiento por la Reforma Urbana reforzado en los año 80’. El movimiento pretendía con dicho documento solucionar o intentar resolver especialmente la problemática de la vivienda en la ciudad, y especialmente garantizar el derecho a la ciudad a los sectores marginalizados. Se pretendía una mayor incidencia en los asentamientos informales –o favelas– con la regularización de las tierras y la garantía del título de propiedad a sus pobladores –destaque para el instrumento del usucapión colectivo– y también la urbanización y dignificación de estos territorios. La participación popular en la formulación, ejecución y control de los planes urbanos fue un gran avanzo logrado por estos movimientos en la “nueva” gestión urbana que se proponía en Brasil (Estatuto de la Ciudad, art.2°, II).

Sin embargo, el proyecto urbano neoliberal gana espacio en la política local, siendo sus proyectos legitimados por la euforia de los futuros megaeventos. Según Vainer (2000), se desarrolla un patriotismo de ciudad –basado en discursos como “Ciudad Maravillosa”; la “Ciudad del Deporte”; “Ciudad Olímpica”, entre otros–, sentimiento que involucra sentimentalmente sus ciudadanos y permite su apoyo en las políticas urbanas a se desarrollar. Legitimado por el slogan “Ciudad Olímpica”, muchos proyectos vienen siendo desarrollados en la ciudad, con evidentes y peligrosos impactos principalmente sociales.

Abordaré brevemente el caso del proyecto “Porto Maravilha” en la zona portuaria y central de la ciudad. El “Porto Maravilha” figura como un megaproyecto de restructuración urbana para el interés turístico, una vez que la zona portuaria albergará algunos equipamientos de las Olimpíadas de 2016. El poder público anuncia los juegos olímpicos como una oportunidad de revitalizar el área hace muchos años depredada, mal conservada y olvidada por los cariocas. Bajo la lógica de la nueva gestión urbana efectiva y eficiente basada en las asociaciones público- privada, para el proyecto fue creada una Operación Urbana Consorciada, formada por capital público y privado. La finalidad del proyecto, según discursos de la prefectura, es la restructuración e innovación del local; el mejoramiento de la movilidad urbana de la ciudad; la implantación de grandes proyectos de impacto cultural como el Museo de Arte de Río de Janeiro (MAR), y el “Museo do Amanhã”.

Entre las principales obras del proyecto, el municipio anuncia la construcción de 4km de túneles; la reurbanización de 70 km de vías; reconstrucción de 700 km de redes de infraestructura urbana (agua, alcantarillado, etc.); implantación de 17 km de ciclo vías; el plantío de 15.000 árboles, entre otras.

Una de las obras más polémicas de este proyecto se centra en la demolición del viaducto “Perimetral”, justificado para el mejoramiento de la movilidad urbana en el centro de la ciudad. Según el colectivo popular “Fórum Comunitario do Porto” hubo poco debate, transparencia, estudios técnicos y participación popular en la demolición de lo que llaman de “esquina da metrópole”, por concentrar las principales ligaciones viarias del centro de Río. Anunciada la demolición por un costo cero, ahora el poder público ya habla de un gasto de 1,2 billones de reais.

Para atraer inversiones al proyecto y beneficiar el sector privado, las normas urbanas son alteradas y flexibilizadas, como por ejemplo la homologación de ley municipal que autoriza el aumento del potencial constructivo en el área portuaria. Son evidentes los impactos económicos –enormes gastos públicos-, políticos–privatización del espacio público, alteraciones/flexibilizaciones legales y surgimiento del sector privado como sector hegemónico en la ciudad–, sin embargo, son los impactos sociales los que más preocupan y hacen ruido en este proceso.

Proyecto “Porto Maravilha”
En el “Morro da Providencia” –favela localizada en la zona portuaria y central de la ciudad y que cuenta con más de 110 años de historia– desde el anuncio de la vitoria de la ciudad de Río como la sede de las Olimpiadas, la municipalidad viene implementando obras de urbanización en la favela. El gobierno local alega que 380 familias serán reasentadas por su localización en áreas de risco –alegación ya negada por algunos estudios geotécnicos – y 291 para la implantación de un teleférico. Los pobladores de la comunidad denuncian que aproximadamente 100 familias ya fueron removidas, arbitraria y violentamente, de sus residencias.

Siendo la favela más antigua de la ciudad, la mayoría de sus habitantes ya poseían su título de propiedad como derecho garantizado por el instrumento de usucapión colectivo urbano5, previsto en la Constitución Federal y reforzado por el Estatuto de la Ciudad. Mismo figurando como propietarios legítimos, las familias no fueron escuchadas y ni participaron en los proyectos desarrollados en su comunidad, contrariando el propio Estatuto de la Ciudad y la Constitución Federal. Tampoco fueron informadas de las obras y de sus remociones.

También fue violada la Constitución una vez que las familias no pudieron participar del proceso de decisión de su nueva reubicación en la ciudad, y peor, muchas de ellas no ganaron ni la indemnización previa y justa prevista constitucionalmente. Se nota, finalmente, una violación de los derechos básicos a la vivienda adecuada en la ciudad y también al derecho de la participación de la comunidad en la política urbana. Los mayores afectados son los pobres urbanos que debido a procesos de elitización de la ciudad son cada vez más marginalizados, reubicados y llevados a las periferias urbanas lejanas. Lo que se observa es una clara violación del derecho a la ciudad en todas sus formas.

Recomendaciones finales
Frente al problemático escenario que vive hoy la ciudad de Río de Janeiro, como muchas otras ciudades en Latinoamérica, me atrevo a afirmar que un punto clave y central dice respeto a la participación y apropiación de la ciudadanía a los procesos urbanos en general, y especialmente en la participación en las políticas públicas locales.

Tomando como base el dispuesto en el Estatuto de la Ciudad, en su artículo 2°

Art. 2° La política urbana tiene por objetivo ordenar el pleno desarrollo de las funciones sociales de la ciudad y de la propiedad urbana, mediante las siguientes directrices generales:
I – garantía del derecho a ciudades sustentables, entendido como el derecho a la tierra urbana, a la vivienda, al saneamiento ambiental, a la infra-estructura urbana, al transporte y a los servicios públicos, al trabajo y al entretenimiento, para las presentes y futuras generaciones;
II – gestión democrática por el medio de la participación de la población y de asociaciones representativas de los varios segmentos de la comunidad en la formulación, ejecución y acompañamiento de planos, programas y proyectos de desarrollo urbano (nuestro grifo).

Reitero la necesidad de fomentar la participación ciudadana en todo el proceso urbano y especialmente en el debate sobre las políticas urbanas, a fin de garantizar ciudades más justas y humanas para sus habitantes a partir de una gestión urbana verdaderamente democrática. Solamente a partir de una gestión democrática y participativa se puede evitar las violaciones a los derechos humanos y garantir una ciudad no para el sector privado o inmobiliario, sino para sus habitantes y entre ellos los más marginalizados.

Notas

1(Ley Federal homologada en 2001 que regula la política urbana de Brasil, prevista en la Constitución Federal en 1988.)

2 Por ejemplo, la expresión es usada por Carlos Eduardo Martins en su texto “A Primavera brasileira: que flores florescerão”, en el blog da Boitempo. Disponible en http://blogdaboitempo.com.br/category/colunas/carlos-eduardo-martins/.
3 Adjetivo gentilicio usado para indicar los habitantes de la ciudad de Rio de Janeiro. Referencia a lo que pertenece a Rio de Janeiro.

4 De acuerdo con el IBGE, aglomerado subnormal es un término utilizado para hacer referencia a la diversidad de asentamientos irregulares en el país.

5 Estatuto de la Ciudad (Ley Federal 10.257 de 2001):
Art. 4º. A los fines de esta Ley, se utilizarán, entre otros instrumentos:
V – institutos jurídicos y políticos:
j) usucapión especial de inmueble urbano;
Art. 10. Las áreas urbanas con más de doscientos cincuenta metros cuadrados, ocupadas por personas de bajos ingresos con fines de vivienda, durante cinco años, ininterrumpidamente y sin oposición, en donde no fuera posible identificar los terrenos ocupados por cada poseedor, son susceptibles de ser tomadas colectivamente en usucapión, en tanto los poseedores no sean propietarios de otro inmueble urbano o rural.

Bibliografía

Blog Fórum Comunitario do Porto. Disponible en http://forumcomunitariodoporto.wordpress.com/tag/gastos-publicos/

Carlos Eduardo Martins (2013). “A Primavera brasileira: que flores florescerão”, en el blog da Boitempo. Disponible en http://blogdaboitempo.com.br/category/colunas/carlos-eduardo-martins/.

Constitución Federal de Brasil (1988). Disponible en http://www.planalto.gov.br/ccivil_03/constituicao/constituicao.htm

Dossier Rio 2013, Comité Popular Rio. Disponible en http://comitepopulario.files.wordpress.com/2013/05/dossie_comitepopularcoparj_2013.pdf

Estatuto de la Ciudad, Ley Federal 20.157 (2001). Disponible en http://www.planalto.gov.br/ccivil_03/leis/leis_2001/l10257.htm

Lungo, Mario (2004). “Globalización, grandes proyectos y privatización de la gestión urbana”, Ciudades, núm. 64, Red Nacional de Investigación Urbana: México DF.

Porto Maravilha. Disponible en http://portomaravilha.com.br/

Pradilla Cobos, Emilio (2010) “Mundialización neoliberal, cambios urbanos y políticas estatales en América Latina”, Caderrnos Métropole, núm. 24, Observatorio das Metrópolis: São Paulo. Disponible en http://www.emiliopradillacobos.com.

Pradilla Cobos, Emilio (2010). “Las políticas neoliberales y la cuestión territorial en América Latina”, Instituto de Investigaciones Económicas División de Estudios de Posgrado de Economía Programa Universitario de Estudios sobre la Ciudad XX Seminario de Economía Urbana y Regional 21-24 Junio 2010.

Rolnik, Raquel. “10 Anos do Estatuto da Cidade: Das Lutas pela Reforma Urbana às Cidades da Copa do Mundo”. Blog da Raquel Rolnik. Disponible en http://raquelrolnik.files.wordpress.com/2013/07/10-anos-do-estatuto-da-cidade.pdf. Visitado en Julio, 25 de 2013.

Vainer, Carlos Bernardo (2000). “Pátria, empresa e mercadoria: notas sobre a estratégia discursiva do planejamento estratégico urbano”. In: ARANTES, Otília. et al. A cidade do pensamento único: desmanchando consensos. Vozes: Petrópolis.

*Lina Magalhaes es abogada, estudiante de la maestría de Estudios Urbanos de FLACSO Ecuador, y investigadora-miembro del Grupo de Trabajo Derecho a la Ciudad de CLACSO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s